Desde antes de 1892

glifa

Tradición 1892 recoje datos desde 1640 que confirman que nuestros antepasados, con apellido "Escribano" ya fabricaban chocolates en Alcázar de San Juan.

En 1892, Gregorio Rubio Escribano y Rosa Alarcos (mis bisabuelos) comienzan la etapa de confiteros junto con la fabricación de chocolate. Por este motivo y fecha nace: Tradición 1892. De este matrimonio nacen: Ambrosio, Filadelia, Esmeralda, Demófilo y otros hijos que no siguieron con el oficio.

Ambrosio (mi tío abuelo) decide seguir los pasos de sus padres, se va a estudiar a París, a la Escuela de Pastelería, pero a su vuelta marchó África y, tristemente, falleció en la Guerra de Nador. Dados estos hechos, Demófilo es el que sigue con el oficio de pastelero, junto a su padre, su madre y sus hermanas. Posiblemente fue uno de los mejores pasteleros de la época, ya que conocía y trabajaba todas las técnicas de Pastelería.

De Filadelia y Aurelio nace: Aurelio Cortés Rubio (mi padre) el cual se casa con Olga Logroño (mi madre), ambos me inculcan las bases y las técnicas del oficio, aparte del buen saber hacer.

Continuamos con el legado: M.ª Carmen Fernández (mi mujer), que también viene de familia de chcolateros, pues su padre y sus abuelos tenían fábricas de chocolate en Campo de Criptana ("Chocolates Pablito y Alfonsito" y "Chocolates Los Glotones") y Luis Aurelio Cortés (un servidor) y seguimos empleando sus técnicas y desarrollando la sabiduría que nos dejaron nuestros antepasados, magistrales pasteleros y buenas personas.

Empecé en el oficio a temprana edad,
como era normal cuando naces "en casa de oficio",
hay que ayudar.

Me empecé a interesar y a apasionar con el oficio y, cuando tenía oportunidad, marchaba a hacer cursos. Me casé con M.ª Carmen Fernández y los dos continuamos con la pastelería. También estuve en varias de las más prestigiosas casas comerciales de pastelería como técnico de pastelería; y tuve la oportunidad de seguir aprendiendo de muchos colegas pasteleros de distintas zonas de España.

En la actualidad se ha incorporado el equipo Luis Cortés Fernández (mi hijo), llevando más de tres años en pastelería, tanto externamente, como en Tradición 1892. Estudia en la Escuela de Pastelería de Barcelona, donde acuden alumnos de todas las nacionalidades.

glifa_pie

Luis Aurelio Cortés Logroño. Maestro Pastelero en Tradición 1892